El Círculo de Poder

Los practicantes de la religión Wicca conocen muy bien el Círculo de Poder, también llamado ¨Círculo Mágico¨o ¨Círculo de Protección¨.  El Círculo de Poder forma parte importantísima de los rituales de esta religión pagana.  Su trazado mantiene fuera de este lugar sagrado cualquier energía negativa, o energía ajena o extraña a los fines del practicante.  Pero, esta no es la única función del Círculo, también en él se acumulan las energías levantadas al realizar los hechizos y que luego serán liberadas.  La importancia del círculo es tal que prácticamente no existe libro sobre Wicca que no toque este tema.

Más que algo físico, el Círculo de Poder está basado en la visualización.  Muchos prefieren definirlo como una esfera de energía más que como un círculo.  Sin embargo, el uso del círculo en rituales no es exclusivo de la Wicca y es por mucho más antiguo que ésta.  En la antigüedad y aún hoy, los magos ceremoniales usan el circulo para la protección en rituales.  También fue utilizado de formas diversas por la civilización babilónica y algunas naciones amerindias.  En la Wicca el espacio del círculo sirve de ¨templo¨ no sólo para realizar rituales o hechizos, sino para honrar al Dios y a la Diosa.

El círculo tiene una importancia enorme en el paganismo por su simbolismo.  Está prácticamente presente en todo.  Nuestra vida diaria sigue una rutina que comienza al despertarnos, realizamos las actividades diarias (trabajar, estudiar…) para al final del día volver a la cama para dormir, el mismo lugar de donde nos levantamos en la mañana, completando la misma figura del círculo que se encuentra en el mismo punto.  Nuestras vidas enteras imitan esta forma con el nacimiento, crecimiento, muerte y ranacimiento, una ruta infinita como el círculo.  El Círculo de Poder separa el mundo físico del mundo espiritual.  Pero, para trazar el círculo y llegar al mundo espiritual es necesario estar limpios de cuerpo y claros de mente.   

Usualmente se delimita físicamente los bordes del círculo, esto puede hacerse con piedras, tiza, sal o hasta flores.  El tamaño varía, unos lo hacen de nueve pies de diámetro, otros de menos área, lo importante es que no sea innecesariamente amplio.  Al centro se coloca el altar que es donde depositamos las herramientas tales como el pentáculo, el caldero, el athame, incensiario, copa, ofrendas, etc.   Una vez trazado el círculo, éste no debe ser abandonado hasta que finalice el ritual y éste sea abierto. 

Antes de detallar el trazado del círculo es conveniente aclarar que éste varía entre el hemisferio norte y el hemisferio sur.  En el norte el círculo es trazado en el sentido de las manecillas del reloj o deosil, mientras que en el sur se traza en el sentido contrario a las manecillas del reloj.  Es necesario contar con un lugar limpio y uno  mismo estar limpio.

Primero traza el círculo apuntando al suelo con el athame mientras utilizas unas breves palabras como: ¨Te levanto círculo de poder para que me protejas y sirvas…¨.  Una vez trazado el círculo vas al centro, donde está ubicado el altar y enciendes la ¨vela del altar¨.   Acto seguido colocas tu mano sobre el agua y la limpias o exorcisas de energías negativas y haces lo mismo con la sal.  Coloca tres pizcas de sal en el agua y la revuelves con el athame o con el dedo índice de tu mano dominante.  Luego roceas de esta agua por los bordes del círculo para trazarlo con los elementos agua y tierra.    Prendes el incienso y lo pasas por los bordes del círculo para bendecirlo con aire y fuego.  De esta manera el círculo queda trazado con tu energía y con los cuatro elementos al tiempo que queda libre de impurezas y negativismo.

Después de trazar el círculo comenzamos a invitar a los Guardianes de los elementos y los puntos cardinales.  Comenzamos por el este donde encendemos una vela amarilla y convocamos a los antiguos del aire a presenciar nuestro ritual y les damos la bienvenida.  Lo mismo hacemos al sur, donde encendemos una vela roja representando al fuego; al oeste, donde encendemos una vela azul representando el agua; y al norte donde encendemos una vela verde que representa la tierra.

Una vez invitados y recibidos todos los guardianes es momento de convocar al Dios y a la Diosa a que desciendan al círculo y lo llene de su energía.  Ahora es momento de continuar con el ritual para el que levantamos nuestro círculo de poder, ya sea un esbat, un sabbat o por cualquier otra razón. 

Una vez terminado el ritual es momento de despedir a los dioses.  Después despedimos a los guardianes en el sentido contrario a las manecillas del reloj (si estás en el hemisferio norte).  Hay quienes no gustan de utilizar el sentido anti-deosil en ningún momento.  Según despedimos a los guardianes apagamos las velas.    Al finzalizar nos paramos al centro y decimos: ¨El círculo queda abierto mas nunca roto¨.

Stonehenge (just the stones).gif

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: